La posibilidad de afectación medular marca claramente la importancia del TRAUMATISMO RAQUIMEDULAR (consiste en el daño a la médula espinal que puede abarcar simultáneamente las meninges, (membranas que cubren el cerebro) los vasos sanguíneos y el tejido nervioso;) neurológico, depende del tipo de lesión y del nivel medular dañado. Esto abarca desde traumatismos leves con escasa repercusión funcional hasta situaciones de inmediato riesgo vital, pasando por secuelas muy invalidantes. Se trata de pacientes con necesidades de cuidados las 24 horas del día.

CLASIFICACIÓN DE LAS LESIONES MEDULARES

A. Lesión medular completa Es el resultado de una transacción anatómica, o una pérdida completa de la sensibilidad y la motilidad. Es conocido como shock medular.

B. Lesión medular incompleta: Síndromes Neurológicos Se clasifican según el mecanismo de lesión, el nivel de la lesión o por el segmento más bajo de función medular normal. Se describen en forma de síndromes:

  1.  Síndrome de Brown-Séquard: Anula la mitad de la función medular. Se produce por lesiones de rotación/flexión. Normalmente la lesión afecta a un lado de la médula.
  2.  Síndrome medular-anterior: Afecta “zonas anteriores de la médula espinal donde están las vías motoras y sensitiva. El paciente pierde la función motora voluntaria y la sensibilidad, pero conservan la propiocepción. Es el más común. Se produce por flexión aguda de región vertical.
  3.  Síndrome medular posterior: Suele ser raro y secundario a traumatismos con hiperextensión cervical(esfuerzo forzado del cuello).
  4.  Se produce un daño en los cordones posteriores región anatómica del cerebro) manifestado por pérdida de la propiocepción(es el sentido que informa al organismo de la posición de los músculos) mientras que se conserva la función motora y sensibilidad.
  5.  Síndrome medular-central: Afecta la inervación (distribución de los nervios en zonas del cuerpo) de músculos respiratorios y extremidades superiores (brazos) y nivel variable en extremidades inferiores (pies). Consecuencia de lesiones de hiperextensión y flexión en la región cervical.
  6.  Lesiones de cola de Caballo: Afectan a nervios periféricos del extremo final de la médula espinal, lesiones inferiores a L2 (lumbar numero 2). Se pierde la actividad del acto reflejo apareciendo parálisis flácida, hipoactividad intestinal (disminución de la actividad intestinal) y vesical y disfunción sexual.

Los accidentes de tráfico son aproximadamente el 50% de lesión medular traumática (LMT). Aproximadamente, el 50% de las LMT derivan en tetraplejía. (Parálisis parcial o total).

FISIOPATOLOGÍA

La lesión más frecuente es a nivel cervical inferior (C4a C7 Y D1) y dorso lumbar (D12, L1 Y L2). Hablamos de “tetraplejía completa”3, y si es por debajo hablamos de paraplejía. Tras una lesión impactante, en la médula se produce hemorragia en la sustancia gris que progresa más tarde hacia la blanca. (Partes de la médula espinal).

MANIFESTACIONES CLINICAS

La pérdida de funcionalidad tras una lesión medular depende del grado, tipo y nivel de la misma. En caso de contusión medular la disfunción puede durar de 24 o 48 hrs. En caso de compresión se puede recuperar la función de la médula. La inflamación de la médula espinal produce alteraciones respiratorias, cardiológicas, digestivas etc., una vez pasado este periodo los músculos se vuelven espásticos.

En ocasiones se produce un síndrome shock neurógeno, complicación precoz de las lesiones medulares, debido a la perdida de la inervación simpática del corazón y los centros vasomotores principales.

BASES DEL TRATAMIENTO

I. Aporte de fluidos.

II. Utilización de fármacos (si es necesario).

III. Vigilar el shock hipovolémico asociado.

IV. Tratamiento de la depresión respiratoria.

V. Mantenimiento de la función urinaria.

VI. Tratamientos de las alteraciones de la. Termorregulación y de la sudoración.

El factor más importante en cuanto a la recuperación funcional es el nivel de la lesión y el déficit neurológico consecutivo. La rehabilitación se emplea en este caso para ayudar al paciente a fortalecer los músculos y que aprenda actividades de acuerdo a su situación.

Las diversas modalidades de tratamiento deben adaptarse a la patología y a las características individuales de cada paciente.

La reeducación de la evacuación vesical es siempre prioritaria a fin de reducir el riesgo de infecciones, aumentar el tiempo de continencia.

Cuidado de las alteraciones respiratorias:

  • Durante las primeras 24 h. puede ocurrir que tenga una parálisis diafragmática debido al ascenso del edema por encima del nivel de C4.
  • Se debe controlar la gasometría (PO2 60mmHg y CO2 45 mmHg), el volumen circulatorio (aceptable a 200 ml) e informar en cambios en la frecuencia, ritmo o calidad de las respiraciones.
  • Además de ansiedad, cianosis o confusión mental.
  • Puede necesitar la ayuda de un respirador.
    • Realizar cambios posturales cada 2 horas.
    • Administrar tratamientos respiratorios con presiones positivas intermitentes.
  • Se puede realizar fisioterapia respiratoria enseñando al paciente a llevar a cabo una tos efectiva y respiraciones profundas.

Las lesiones de la médula espinal pueden producirse por accidentes como: caídas, actos violentos, y actividad deportiva. La supervivencia de estas lesiones depende del nivel en que se situé la lesión, extensión, edad y capacidad de supervivencia durante el primer año. Un tercio morirá antes de alcanzar un servicio de urgencia.

Artículos Relacionados:

Artrosis: ¿Cómo se identifica?

Botines: Criterios de selección

Ruptura Fibrilar: ¿Cómo se manifiesta?

Nuestros servicios:

Tratamiento para lumbalgia

Tratamiento de ciática 

Dolor de cadera