En este apartado habla de un tipo de espina bífida llamado  mielomeningocele .

(Alteración de la columna vertebral) Descripción 

 

Es un defecto de nacimiento en el que la columna vertebral y el conducto raquídeo el cual no se cierran antes del nacimiento (imagen 1).

Ciática

Las raíces nerviosas se encuentran malformadas o lesionadas, lo que puede condicionar a una parálisis por debajo del nivel de la lesión.

Su localización más frecuente en la región lumbosacra (ver imagen 2), pero puede ocurrir en algún otro nivel de la columna vertebral.

Ciática

Alteraciones resultantes a la lesión:

 

  • Dificultad o imposibilidad para la marcha.
  • Deformidades articulares.
  • Osteoporosis (enfermedad que debilita los huesos).
  • Falta de sensibilidad (esto puede condicionar a ulceras por presión o posible quemaduras por contacto).
  • Escoliosis (curvatura anormal de la columna vertebral), cifosis (curvatura de la columna que produce una postura jorobada), lordosis (curva hacia adentro de la columna lumbar). Ver imagen 3.
  • Obesidad.
  • Disfunción para ir al baño.
  • Alteraciones en la erección y eyaculación (en el hombre).

Ciática
Problemas asociados con el mielomeningocele 

 

Hidrocefalia : es la complicación más importante del mielomeningocele. La hidrocefalia es la acumulación excesiva de líquido cefalorraquídeo (líquido de color transparente que baña la medula espinal y el cerebro), en la cabeza.

Diagnóstico

El diagnostico puede realizarse durante el embarazo y después de que él bebe haya nacido.

Diagnóstico prenatal (durante el embarazo):

Ultrasonido y estudios de laboratorio.

Posnatal (después de nacer):

Una buena exploración física va a una de las mejores y más factibles formas de diagnosticar esta enfermedad.

Radiografías, resonancia magnética o tomografías.

Tratamiento

Quirúrgico.

Rehabilitador:

Debe iniciarse desde el nacimiento y debe ser progresivo y con diferentes intensidades. Este tiene como objetivo alcanzar y mantener logros motores para poder realizar las actividades de la vida diaria.

En función de la edad:

A partir de los 6 meses mantenerse al paciente sentado.

De 12 y 18 meses comenzar con la deambulación y la marcha, con el uso de la ortesis (aparatos que corrigen o facilitan la ejecución de una acción, la actividad o el desplazamiento).

A partir de los 24 meses de uso de la silla de ruedas.

De entre los 5 y 7 años enseñar al niño a realizar actividades de la vida diaria, incluyendo el control de esfínteres.

En la segunda infancia, incorporación del niño y introduzca el deporte terapéutico (natación y deportes de equipo) los cuales no ayudan a mantener y mejorar el acondicionamiento cardiovascular y del aparato locomotor.

!Nuestros Servicios¡

Medicina del deporte

Tratamiento para la Ciática

Neurología

!Artículos relacionados¡

Lesión en meniscos

Rehabilitación en marcha

Luxación de la articulación coxofemoral