Tratamiento Para La Ciática

Antes de comenzar cualquier tratamiento para la ciática debemos realizar un diagnóstico completo para saber qué es lo que se debe de aplicar al paciente. En algunos casos el dolor de ciática puede desaparecer por si solo, ya que el dolor en esta área es algo muy común pero siempre es mejor tener un tratamiento para la ciática cuando se presenta un problema, para que no empeore y llegue a ser un malestar crónico.

Se deben de realizar exámenes antes del tratamiento para la ciática, estos normalmente son para demostrar si existe debilidad al doblar la rodilla, si los reflejos del paciente son anormales, si existe algún entumecimiento o la sensibilidad se ve disminuida. En algunas ocasiones se realizan más exámenes como radiografías si el dolor es muy intenso.

 

Sus síntomas más comunes pueden ser:

  • Hormigueo leve
  • Dolor o sensación de ardor

El dolor ciático a menudo comienza de manera lenta y puede empeorar:

  • Después de pararse o sentarse
  • En las noches
  • Al estornudar, toser o reír
  • Al doblarse hacia atrás o caminar

Algunos de los tratamientos para ciática que se aplican son:

  • Farmacológico: Se recomienda para aliviar el dolor y la inflamación que causa el malestar en la ciática, normalmente son medicamentos anti inflamatorios. Se toman mientras duran las molestias, todo dependiendo de la recomendación del médico.
  • Fisioterapia: Es importante que en el tratamiento para la ciática se incluyan ejercicios que fortalezcan los músculos del abdomen y de la espalda, pero sin hacer un esfuerzo excesivo. Todos los ejercicios que se realicen se deben de hacer de manera correcta y supervisados por un especialista para que den resultado.
  • Frío y calor: También se puede aplicar frío en los primeros para que disminuya la inflamación y después se puede aplicar calor para que el paciente sienta más alivio.